Pequeños mamíferos.
Grisones

MVZ. Miguel Ángel de la Torre

ComadrejaLos grisones, al igual que los hurones, comadrejas, martas y nutrias son miembros de la familia de los mustélidos. De nombre científico Galictis vittata, esta especie es de tamaño similar al gato doméstico solo que con la estructura típica de su familia, es decir, son ejemplares alargados, con cabeza triangular, aplastada de arriba abajo, orejas pequeñas y redondeadas, cuerpo alargado con patas y cola corta, dedos parcialmente membranosos así como garras no retráctiles. Sus ojos se ven negros, aunque al reflejo de la luz toman una tonalidad verdosa.  Lo más característico de esta especie es su coloración. Su dorso es una homogénea combinación de pelos blancos con negro que dan una tonalidad gris, a lo largo de la cabeza cruza una característica banda blanca de alrededor de un centímetro de grosor que termina llegando al cuello. Esta franja blanca separa delicadamente la coloración casi negra del vientre y las patas. Su pelaje es corto y bastante denso. Como buen representante de la familia de los mustélidos, cuenta con un par de sacos anales que contienen almizcle y le proporciona su característico aroma.

Los grisones son sumamente activos durante todo el día, disfrutan de indagar e investigar a lo largo de su territorio. En vida libre aprovechan como madrigueras espacios debajo de raíces expuestas, rocas o cuevas que fueron abandonadas por otros animales; Aunque si es necesario, son capaces de cavar sus propias madrigueras con sus poderosas garras. Habitan principalmente los bosques tropicales y ocasionalmente los bosques de montaña de las áreas tropicales que van desde Tamaulipas, Veracruz, parte de Oaxaca, la Península de Yucatán hasta el norte de Argentina; Desde las tierras bajas hasta los 1500 metros s.n.m.

Disfrutan mucho de vivir cerca del agua. En ríos y arroyos suelen nadar, aunque también son excelentes trepadores y forrajeros. Esta especie se alimenta principalmente de pequeños mamíferos, aves, peces, reptiles, frutas e insectos. Es decir, son principalmente carnívoros. Su piel es tan gruesa que aparentemente lo hace invulnerable a picaduras, garras o dientes de sus presas. Una vez que la ha capturado, no la suelta, gruñe y sacude la cabeza hasta someter totalmente a su víctima. ¡Un detalle curioso es que ingieren grandes cantidades de agua, de entre 350 y 750 mililitros al día!

Aunque se han llegado a observar pequeños grupos de 3 o 4 integrantes, al parecer prefieren cazar en solitario o en parejas, ya que se piensa que cuando se ve en grupos, estos suelen ser integrados por madres con sus crías o varios machos siguiendo a una hembra en celo y no que formen grupos organizados como sus parientes de mayor tamaño: Las tayras.

Los grisones presentan un dimorfismo sexual muy marcado. Las hembras miden alrededor de 60 centímetros y pesan cerca del kilo y medio, mientras que los machos llegan a medir un poco más de 90 centímetros y alcanzar más de los 3 kilogramos de peso. Las hembras pueden llegar a ser casi tan largas como los machos, sin embargo siempre serán más esbeltas.

No se sabe mucho de sus hábitos de comportamiento en vida libre;  En el sur del país, se ha reportado que su reproducción comienza en verano. Después del periodo de apareamiento, la hembra, transcurrida una gestación aproximada de 39 días tiene alrededor de 2 hasta 4 crías.

Aunque son excelentes cazadores, no han sido utilizado en México para ese fin; generalmente son ampliamente conocidos por ser uno de los carnívoros más raros e interesantes que podemos encontrar. 

Desafortunadamente, los ejemplares muy jóvenes pueden llegar a convertirse en animales de compañía muy atractivos, sin embargo su cautiverio suele complicarse con facilidad. Al igual que muchas especies silvestres, suelen tener un hermoso carácter de pequeños, pero en el momento que llegan a su etapa reproductiva, las cosas pueden cambiar considerablemente, principalmente en los machos. La mayoría de los animales que se llegan a comercializar se encuentran en el mercado ilegal; Grisones capturados, que en vida libre tendrían un territorio de alrededor de 4 kilómetros, son conferidos a pequeñas jaulas, pensando en que son “hurones exóticos”. Aunque su alimentación pudiera tratarse de enriquecerse con frutas, ratas y ratones, jamás podrá ser tan variada como la que ellos acostumbran consumir en los bosques tropicales. 

Es un hecho que en México se considera como una especie amenazada de extinción, presente en la NOM-059-SEMARNAT-2010. No es perseguido por cazadores deportivos, ni por su carne, por lo que, al igual que en otros muchos casos, su condición de amenazado se debe principalmente a la modificación de su hábitat; aunque en algunas poblaciones es considerado de mal ahuero y también ha sido capturado para ser utilizadas como animales de compañía.

Por último, como detalle curioso, el grisón en algunas zonas de Belice, Honduras, Colombia y Ecuador es llamado Hurón y en Costa Rica: Tejón.